Algo que escribí hace más de un año

La vida vibra bajo mi pie derecho, hace que mi lápiz tiemble. Salta de sonido en sonido, desde el motor del viejo auto que no debería transitar al grafito deslizándose sobre el papel. Por qué escribo esto? Es otra cosa la que necesito.

El silencio sepulcral no existe. Es ficción porque en el sepulcro hay una sinfonía: gusanos comiendo carne? la tierra que se nutre.

Escribiré y escribiré hasta expresar lo que necesita ser expresado a través de mí.

O quizás no.

Porque siempre renuncio.

Hay algo que pueda crear? qué? qué? qué?

Bloque por bloque… construcción.

Otto tose. Minnie está en el pasillo. Otto corre hasta la puerta. Ruidos metálicos en la cocina se mezclan con una canción pop. Yo sin mirada fija escribo aquí. Como si esperara que alguien moviera la mano por mí. Otto toma agua. El sonido me recuerda a como suenan las patadas dentro de una piscina. Quiero llevarlo a la piscina. A Otto.

Sigo esperando que mueva el lápiz por mí pero soy yo quien escribo.

Así no se escriben Best Sellers.

Sigo dando vueltas en un circulo que debo convertir en espiral.

Se comienza por dentro para luego expandirse.

Aquí estoy esperando la gran revelación: me detesto.

Porque sé que no he dado lo mejor de mí.

En qué?

En todo.

Relaciones. Carreras. Inclinaciones.

Me fallé.

Continúo escribiendo… esperando algo de tí para levantarme.

Y la inspiración?

Acaso no soy digna de ella?

Registrandolo

Desde hace un poco menos de un año comencé a tomarme seriamente mi proceso autodidacta en el dibujo y la pintura. No he sido consistente pero a pesar de mi inconsistencia es evidente que mis habilidades han mejorado.

He recurrido a dos libros para ayudarme en el proceso: The Natural Way to Draw de Kimon Nicoläides y Figure Drawing for All It’s Worth de Andrew Loomis. Durante algunas semanas haces unos meses me discipliné y realicé varios de los ejercicios sugeridos en ambos libros, pero no podía sostener la costumbre por más de un mes porque concentraba mi energía a asuntos sin resolución.

Es curioso, no?. La conducta automata de inclinarse hacia la tristeza y frustración.

El punto es que después de mes y medio decidí retomar los ejercicios de dibujo. Lo curioso es que después de una sesión de dos horas de dibujo me pregunto “por qué abandono esto si lo disfruto tanto?”.

Supongo que es una manera de darme cuenta de cómo le huyo a la felicidad. Estoy muy acostumbrada a sostener al personaje de “Raquel miserable”.

Por qué el miedo?

Un recuerdo

Cuando tenía entre 5 y 6 años mi abuela materna me regalo un set de acuarelas. Recuerdo haberme emocionado por el gesto, es el primer recuerdo de alguien regalándome algo colorido.

Ella murió cuando yo tenía 9 años.

Get good

Ayer me reencontré con una quote de House que me llamó mucho la atención y de alguna manera necesito mantener presente: be good, get good or give up.

Desde hace una semana me percato instante a instante que todo lo que hago podría hacerlo mejor. La foto, el desayuno, escribir estas líneas, bañarme, respirar… todo puede hacerse mejor.

Para mejorar lo único que necesito es mi atención, la cual a veces escondo debajo de una montaña de miedo e hipótesis rebuscadas acerca de que no importa lo que construya el universo se encargara de destruirlo porque todo desaparece.

Para mí renunciar a la vida no es una opción, así que más me vale mejorar en este juego.

Acerca de la fotografía and stuff

Me causa mucha gracia y frustración cuando las personas me hacen sugerencias como “tus fotos son buenas, deberías conseguirte una cámara y estudiar fotografía”.

La verdad es que tengo una relación amor/odio con la fotografía.

Desde el 2004 tomo fotos compulsivamente. Comencé a hacerlo porque tengo una especie de adicción al color, me gusta el hecho de poder crear imágenes donde los colores contrasten entre sí.

En mi infancia me imaginaba a mí misma pintando pero como erróneamente creí que no tenía talento, ni siquiera lo intenté; eventualmente llegó a mis manos una cámara digital usada y a partir de ese momento comencé a tomar fotos, de esta manera podía cubrir mi necesidad de reunir muchos colores en una imagen.

Para aprender de fotografía he estado educando mis ojos viendo muchas fotografías. También he participado en varios talleres de fotografía.

Pero por distintos motivos no he trascendido en esa área.

Confesión: soy de esas personas que tienen muchas habilidades pero no saben unirlas con el propósito de crear algo y trascender.

Tengo varias cámaras pero hace años tomé la decisión de no usarlas tan a menudo como antes.

Pensé que instagram satisfacía mi necesidad de crear imágenes.

Funcionó por unos años pero desde hace semanas tengo esta idea en la cabeza de que debería hacer buen uso de mis habilidades. Emprender proyectos personales, comenzar algo para terminarlo. Así que decidí volver a las cámaras y comencé un proyecto, tomar fotos con mi fuji instax y mostrarla en un lugar distinto a instagram.

Escribiré más al respecto a medida que vaya sumergiéndome más en ello.

It’s been a while…

Un montón de meses han transcurrido desde la última vez que escribí aquí. Tenía serias dudas acerca de qué debía publicar en este lugar. Si debía escribir en inglés o español.

Hoy para romper con la inercia decidí escribir lo que sea y en español.

No pretendo compartir aquí conocimientos acerca de un tema específico. Lo que quiero es llevar un registro acerca de mi evolución como personaje habitando este punto azul. Si no evoluciono, pues no importa, también quiero dejar registro de mi inercia.

Ya que me he sincerado conmigo misma puedo sentir que será una piece of cake el escribir aquí. Yes, expect some spanglish in this blog.

 

This is a symbolic post.

I took this picture yesterday after we visited the Glenbow Museum. This picture represents important things about life. Like falling and learning how to pick ourselves up. Yes. I’m a fan of Nolan’s Batman movies.

I know there’s no one lying on the ice in this picture but believe me, several people fell after I took it.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑